Producto de la actual pandemia provocada por el COVID-19, muchas personas han debido permanecer en sus hogares tratando de mantener la operatividad de las empresas trabajando de manera remota. Este es un cambio que sin duda está impactando a tus colaboradores, sin embargo, hay otros niveles en la organización que también están viviendo estos cambios, enfrentándose a otro tipo de desafíos: Los CEO's o Gerentes Generales y las Gerencias de Gestión de Personas o Recursos Humanos.

 

La cantidad de empresas que funcionaban de manera totalmente remota, antes de la crisis, era mínima. Al día de hoy, son miles los líderes corporativos y gerentes de primera línea que deben enfrentarse a una nueva realidad de liderazgo, sin oficina y sin interacción cara a cara ¿Cuáles son sus responsabilidades en este momento? Junto a las gerencias de Gestión de Personas, deben preocuparse por mantener la operatividad de la organización y el bienestar de sus colaboradores, mientras demuestran el liderazgo necesario para dirigir a su organización.

Webinar: Gestión de Personas ¡Ahora o nunca! Cómo influir en las decisiones corporativas frente a una nueva normalidad de trabajo


Gestión de personas: tu mano derecha durante la crisis

Actualmente vivimos en una constante lucha por volver a la normalidad. No solo en términos de nuestra vida diaria, sino también dentro de las operaciones a nivel global. La entrega de suministros básicos, el transporte público, los medios de comunicación y los trabajadores sanitarios son parte de los trabajadores de infraestructura crítica que no pueden abandonar sus puestos, mientras que por otra parte, el resto de las empresas del mundo debe intentar operar de manera remota sin tener ningún tipo de experiencia previa en esto.


¿Quién puede ayudarte a resolver esto? La gerencia de Gestión de Personas.


Un departamento dedicado al bienestar y performance de los colaboradores tiene mucho que decir y hacer durante esta crisis sanitaria, y es por eso que deben trabajar mano a mano con los CEO's de cada empresa haciéndese presentes en los directorios y en la toma de decisiones.


Mientras los dueños de las compañías ya no puedan asistir a la oficina para ver el estado de su organización, debido a la contingencia sanitaria, las gerencias de Gestión de Personas deben asumir el rol de convertirse en el enlace entre estos dos mundos. Pero este es un canal que no solo debe enviar mensajes: debe medir datos y proponer acciones concretas. Según un informe de Gartner, más de dos tercios de los líderes en Recursos Humanos creen que su empresa dejará de ser competitiva este año si no digitalizan sus procesos, y un 88% cree que se debería invertir más en tecnología dentro de su departamento.


Solo con este tipo de información, las gerencias de Gestión de Personas podrán hacerse valer donde las necesitan: en las reuniones de directorio. Solo con su información acerca del bienestar de los colaboradores y la productividad que tienen desde casa, los directorios podrán tomar decisiones clave y fundadas, que busquen el bienestar de la organización, sus personas y la continuidad operativa. 


Liderazgo y Gestión de Personas.

El rol de los CEO's debe complementarse con la de las jefaturas de RR.HH para crear un liderazgo que influya en la organización. De acuerdo a un informe reciente de la consultora McKinsey, hay actitudes que las jefaturas pueden fomentar al momento de enfrentar una crisis como esta:


1.- Evalúa la capacidad remota de tu empresa

Si ya definiste qué colaboradores pueden trabajar desde sus casas, llegó el momento de hacer una auditoría acerca de los recursos que necesitan para completar sus tareas diarias y conseguirlos. Puedes aprovechar de capacitar a tus colaboradores en nuevas maneras de comunicarse y dejarles claros sus nuevos protocolos de trabajo.


2.- Tu mejor aliado para salir de esto: la tecnología

El trabajo remoto no fue inventado gracias al coronavirus. La tecnología nos ha entregado suficientes herramientas como para levantar casi cualquier empresa de manera online, sin embargo, no estamos aprovechando bien estos recursos. De hecho, según un informe de Future Workforce, el 2028, el 73% de los equipos de trabajo en EE.UU contarán con teletrabajadores. 


¿Necesitas comunicarte con tu equipo? Usa un chat en línea ¿medir su progreso? Utiliza tableros digitales ¿Medir el engagement de manera remota? Prueba soluciones digitales. Si puedes asegurar que tu colaborador tenga un computador e Internet en su hogar, no tienes excusas para no mantenerte conectado con él.


3.- Crea nuevos equipos de trabajo y sistemas de reportes

Un pequeño equipo de ejecutivos jamás podrá tomar las decisiones correctas para una empresa donde todos sus equipos trabajan de manera remota. Los líderes deben movilizarse a través de los distintos equipos  y canales, empoderar a las jefaturas y recolectar información acerca de la situación.


Crea equipos de acuerdo a áreas tales como: fuerza laboral, cadena de suministros, salud mental, etc, y establece reuniones regulares con ellos. Solo de esta forma podrás crear un “sistema nervioso” que podrá responder de manera rápida y efectiva a los próximos desafíos.


4.- Define metas claras para mantener la actividad

Puede que después de la crisis del coronavirus, todas tus prioridades, metas y objetivos del 2020 hayan cambiado radicalmente. Es deber de los CEO's en estos momentos establecer un nuevo roadmap claro, que los colaboradores puedan cumplir desde sus casas. Apóyate en la tecnología y utiliza sistemas de comunicación, de reportes, feedback, o incluso hasta mediciones de clima para llevar un registro del progreso de tus equipos de trabajo y revisa constantemente los objetivos (que puede que cambien constantemente dependiendo del panorama).


5.- Demuestra empatía

La pandemia del COVID-19 no discrimina a nadie. Cualquier persona podría contagiarse, y el contagio puede traer consecuencias terribles para todos. El rol como altos ejecutivos, es crear una diferencia positiva en las vidas de las personas, y para eso la empatía es clave. Primero debes reconocer que todo el mundo está pasando por momentos difíciles; luego de eso, demuéstrales tu apoyo. Tus colaboradores deben saber que en tiempos de crisis, ellos son la prioridad número 1.

 

 

Comentarios
0