El feedback es una excelente herramienta para estimular el desempeño organizacional. Por un lado, la mejora continua sólo es posible si nos damos el tiempo de sentarnos a detectar nuestras oportunidades de mejora y diseñamos acciones destinadas a mejorar la manera en que hacemos las cosas.

Al mismo tiempo, el feedback es una excelente herramienta para estimular la motivación de los equipos, en tanto permite reconocer las fortalezas de los colaboradores, transmitiendo que el trabajo bien hecho es valorado en nuestra organización. Sin embargo, el feedback es un instrumento y como tal, es clave que lo implementemos bien para obtener beneficios a corto y a largo plazo.

Si quieres aprender más sobre cómo darle retroalimentación a tus equipos de trabajo a distancia, aprovecha de descargar nuestra guía "La importancia del Feedback Continuo en el Trabajo Remoto" haciendo click aquí:

 

banner-600x300-Guía-Feedback-continuo-trabajo-remoto

Si la implementación de procesos de retroalimentación es en sí misma una actividad desafiante para muchas organizaciones, el contexto sanitario actual y sus consecuencias en la organización del trabajo incorporan un nuevo nivel de complejidad a la tarea de proporcionar un feedback de buena calidad.

De acuerdo a Deloitte, existen 4 factores esenciales que influyen en la entrega del Feedback: Los pensamientos de la jefatura, la comunicación verbal, la comunicación no verbal y el pensamiento de los colaboradores. Dada la contingencia y el trabajo remoto, estos cuatro factores se ven afectados. Sin embargo, puedes hacerle frente con las siguientes estrategias:

 

1.- Apóyate en la tecnología

Si tienes un celular en tu mano o trabajas con un computador conectado a internet, la verdad es que no tienes excusas para no poder comunicarte con nadie sin importar en qué parte del mundo estés. Puedes utilizar tus propias plataformas de comunicación interna, o incluso otras gratuitas (como Skype o Hangouts) para mantenerte en contacto con tus colaboradores de manera constante. De esta forma, podrás superar la barrera de la comunicación no verbal y mostrarte de manera más transparente hacia tus colaboradores.  

2.-Sé periódico y constante, crea rituales

¿Recuerdas cuando estabas en la oficina y los miembros de tu equipo almorzaban juntos? Quizás no lo sepas, pero este era un ritual importantísimo dentro de sus rutinas, y debes crear instancias iguales para tus colaboradores remotos. Los rituales mejoran la confianza, la comunicación y la cohesión de los equipos de trabajo. Apóyate en tus herramientas digitales y creen instancias como reuniones diarias en las que puedan conversar temas de trabajo, y organicen otro tipo de reuniones para discutir sobre sus vidas e intereses. 

3.- Crea reuniones uno a uno, demuestra preocupación

Si mantienes reuniones con tus equipos remotos, ve un poco más allá y agenda reuniones de uno a uno. De esta forma, demostrarás preocupación por tus colaboradores de manera individual y personalizada, y también podrán hablar de sus metas y objetivos como equipo. En contextos como el actual, en que estamos viviendo una crisis sanitaria, no estaría mal preguntarles por cómo lidian esta situación. De esta manera alcanzarás un nivel de comunicación más profundo, donde ambos monólogos internos podrán convertirse en una conversación.

4.- Sé transparente y comprensivo

El feedback es una de las herramientas más poderosas que tienen las jefaturas para influir en sus colaboradores, por eso, es importante que seas sincero al momento de entregarlo. Tu monologo interno debe ser comunicado con claridad, dejando de lado los sentimientos y poniendo al centro los hechos. También, en un contexto como el que estamos viviendo ahora, es probable que tus colaboradores puedan estar pasando por un momento difícil. Nuevamente, estos son los detalles que mejoran la conexión entre líderes y colaboradores que hacen fluir los monólogos internos de ambos.

Comentarios
0