Solicita un Demo

En 1997 Steven Hankin acuño la expresión de “La guerra por el talento”. Según este autor, el éxito de las organizaciones depende crucialmente de su capacidad para atraer, retener y desarrollar el talento; miembros de la organización  capaces de generar resultados excepcionales. Estos talentos, son por definición un bien escaso, por los que las organizaciones deben competir. Por esto lo dicho por una candidata presidencial norteamericana es tan potente: existe una gran reserva de talento no utilizada: las mujeres.

 

Algunas cifras

Las mujeres representan el 60% de las estudiantes universitarias, pero solo el 21% de los ocupantes de puestos directivos. Solo el 1,7% de los altos directivos en en empresas del sector financiero son mujeres. (Fuente: Mujeres y Poder, UDP) La brecha salarial entre hombres y mujeres es de un 32% (Fuente: INE).

 

Tradicionalmente los roles de liderazgo han sido relacionados con hombres, y han valorado rasgos y conductas estereotípicamente masculinos. Sin embargo, existen décadas de investigación aplicada que ha descrito la efectividad de líderes en distintos ámbitos. En un reciente meta análisis, publicado en el Journal of Applied Psychology, Paustian, Walker y Woher examinaron esta evidencia buscando saber si efectivamente, los hombres son mejores líderes. Los autores examinaron mas de 99 estudios, que involucraban a miles de líderes, la mayoría de ellos en EEUU y Candá.

 

Los resultados son fascinantes: en general se observó que las mujeres son tan capaces como los hombres. Es más, en el caso de herramientas que involucran la opinión de otros (360) las mujeres fueron mejor evaluadas que los hombres. Al contrario, en herramientas donde solo se les pregunta a los líderes (auto reportes) los hombres se auto evaluaron como más efectivos. Las consecuencias de este estudio son profundas.

 

Primero, es efectivo que existe un enorme potencial de liderazgo en las mujeres. Profundizar su integración en roles de liderazgo puede mantener o incluso mejorar la calidad del liderazgo.

 

Adicionalmente, la mayor participación de las mujeres en roles de liderazgo aumentará la diversidad en los equipos que toman decisiones. Un aumento en la diversidad lleva a organizaciones más flexibles, efectivas y creativas.

 

Por último, es evidencia concreta de que muchos de las concepciones que tenemos acerca de las mujeres líderes son simples estereotipos. Al menos en lo que respecta a su capacidad como líderes, son muchos mas los elementos comunes. Contrastar nuestras preconcepciones con evidencia como esta es crucial para lograr separar la realidad de nuestros prejuicios.

 

Finalmente, el uso de herramientas de evaluación de liderazgo que incorporan la visión de los demás, brinda información crucial para determinar la capacidad de los directivos. Esto es uno de los pilares fundamentales de Rankmi, y está a la base de nuestros assessments.

 

¿Has tenido la oportunidad de conocer o trabajar con líderes mujeres?

¿Eres una mujer en una posición de liderazgo? Nos encantaría escuchar tu experiencia.

Topics: Clima

Suscríbete al Blog