Estamos viviendo un momento en que el COVID-19 todavía no llega a su peak de contagio en Latinoamérica, por lo que las cuarentenas podrían prolongarse durante dos o tres meses. En este contexto, el teletrabajo se ha posicionado como una solución para mantener a flote a las empresas, pero ¿cómo podemos enfrentar esta crisis con medidas reales?

 

En nuestro último Webinar: "Eficacia, Flexibilidad y Performance: El rol de la Gestión de Personas en tiempos de Coronavirus", Rafael Zavala, Director del Programa de Alta Dirección, PAD y nuestro CBDO y Co-founder, Felipe Cuadra, expusieron acerca del rol protagónico que está tomando la Gestión de Personas en estos tiempos de crisis y nos presentaron algunas claves para potenciar el talento a distancia. Si no pudiste asistir, puedes ver la grabación del registro haciendo click aquí.


Captura de Pantalla 2020-03-31 a la(s) 16.07.09


Lo decíamos en nuestro blog post anterior, hoy los llamados a ser los protagonistas para seguir siendo competitivos en el mercado son los líderes de Gestión de Personas: ¡de esta crisis salimos con talento! Pero para enfrentar estos momentos, es necesario transitar por cuatro fases:

1. Tomar medidas inmediatas

La mayoría de las medidas para garantizar la continuidad operativa fueron de golpe: Enfrentar la emergencias tomando desiciones en pro del bienestar de los colaboradores, capacitándolos y entregándoles las herramientas necesarias para transicionar al teletrabajo. 

  • Medidas Sanitarias: si tienes a colaboradores dentro de tu oficina, asegúrate de resguardar su bienestar tomando todas las medidas de higiene y sanidad posibles.

  • Medidas legales: pide los permisos y salvoconductos adecuados para que tus colaboradores puedan desempeñarse en sus labores sin problemas.

  • Enfrenta la contingencia: lo importante es mantener a los colaboradores al centro, porque cuando la crisis acabe, tenemos que volver al ritmo original. Ahora está temblando y nos vamos a mantener así, hay que esperar a que pase.

2. Mantener la continuidad operacional

Esto significa que las personas que están trabajando puedan seguir haciéndolo y aportando a las organizaciones. Para esto, puedes hacer 3 cosas:

  • Retroalimentación: es fácil perder el contacto con los colaboradores estando en casa, mantén la comunicación con tu equipo y revisa sus avances.
  • Gestión de tareas: ahora todos están separados, pero esto no significa que no deban mantener su actividad, su producción y su documentación en los procesos. Apóyate en las herramientas tecnológicas para cumplir esta etapa.

  • Crea rituales diarios: Realiza reuniones diarias de 15 minutos todos los días, donde tú y tus colaboradores compartan sus avances. Conversen acerca de cuáles fueron los desafíos de ayer, qué se viene para hoy y quién necesita ayuda.

3. Apoya a tus colaboradores

Una vez que ya nos enfocamos en dejar listos las condiciones básicas para que nuestros equipos de trabajo se mantengan activos, debemos enfocarnos en apoyarlos durante esta contingencia.

  1. Engagement y Burnout: realiza pequeñas encuestas ágiles para conocer el estado de estos indicadores en tus colaboradores.

  2. Contención emocional: debido al coronavirus, probablemente las personas pasen mucho tiempo trabajando desde sus casas. Esto puede provocar una gran soledad en tus colaboradores, y por eso mantener la comunicación es fundamental.

  3. Reducción de la incertidumbre: nadie sabe lo que va a pasar, y el panorama varía dependiendo de cada empresa. Lo importante es nunca mantener secretos y comunicarse claramente con los equipos.

4. Vuelta a la normalidad

Luego de la tormenta viene la calma, y aquí hay una gran oportunidad de crecimiento, si es que aprovechamos de implantar lo que aprendimos luego de la crisis:

  1. Aprendizaje organizacional: Todos estamos rompiendo nuestros paradigmas, muchas personas exploraron la forma en la que trabajan y otros debieron adaptarse a nuevos sistemas. Este es el momento de quedarse con lo aprendido y mantener las buenas prácticas.

  2. Solidificar Cambios: En el caso de que ocurra otra pandemia (o quién sabe qué otro evento pueda suceder en el futuro) es importante formalizar lo aprendido y generar protocolos de acción. Si no nos preparamos correctamente, lo que superamos durante la crisis no habrá servido de nada.

  3. Fortalecer organizaciones: Si seguimos los dos pasos anteriores, fortaleceremos a la empresa para enfrentar más y peores desafíos en el futuro.

Comentarios
0