Solicita un Demo

Una de las teorías más relevantes en para la psicología organizacional es la del liderazgo transformacional.

Esta busca describir cuáles son los elementos que caracterizan a los líderes excepcionales, esos capaces de generar cambios duraderos en la cultura de los países y organizaciones.

 

Dentro de los elementos que marcan este estilo, está la consideración individual. Los mejores líderes dedican tiempo y recursos a cada uno de sus colaboradores directos.

 

Sin embargo, esto es cada vez más difícil: los equipos son muchas veces remotos, la carga de trabajo es cada vez mayor y muchas veces los jefes solo podemos dedicarnos a “apagar incendios”.

 

Una de las técnicas clásicas para abordar este problema es la de agendar reuniones individuales con cada uno de tus colaboradores directos.

 

¿Cuálos son los objetivos de las reuniones individuales? Conversar sobre las metas, desafíos y necesidades de cada colaborador, uno por uno. 

 

Esto implica dedicar –y agendar explícitamente– tiempo en la semana para hablar con tus colaboradores.

 

Paradójicamente, muchos líderes reportan que esto hace que sus agendas estén más disponibles: los colaboradores saben que tendrán tiempo durante la semana para ver cosas contigo y pueden postergar temas menos urgentes a esta reunión.

 

¿Cómo planificar reuniones individuales con tus colaboradores? Para que sean más efectivas sigue la siguiente estructura de reuniones individuales.

  • Agéndalas: tus colaboradores deben saber cuándo y cómo se llevarán a cabo estas reuniones. Esto facilita las cosas para los participantes: todos saben a lo que van.

  • Estructúralas: tradicionalmente duran 45 minutos, repartidos en:

    • 15 minutos para que el colaborador comunique sus requerimientos e impresiones,

    • 15 minutos para que el líder comunique metas, información y prioridades.

    • 10 minutos para abordar el desarrollo de metas a largo plazo.

    • 5 minutos para planificar pasos a seguir concretos.

  • Da espacio: el objetivo de las reuniones uno a uno es proporcionar un espacio para la comunicación; no solo para el líder.

    Haz un esfuerzo consciente para escuchar, acoger, y generar un clima en el que los colaboradores puedan hablar con claridad acerca de los temas que les preocupan.
     

¿Has tenido la oportunidad de participar en estas reuniones? Cuéntanos en los comentarios.

 

Solicita un Demo

 

Topics: Desempeño

Suscríbete al Blog