Solicita un Demo

Liderazgo y big data: cómo desarrollar el liderazgo en la era digital

Enrique Besa | abr 04,2018

Ya no bastan las habilidades comunicacionales, la integridad personal, la honestidad y el dominio o expertise para desarrollar potenciales líderes en la organización

 

Hoy la data es clave para ejercer un liderazgo al servicio del negocio.

 

Gracias al análisis de big data, el liderazgo está pasando de ser un arte a una actividad más holística y objetiva.  

 

¿La razón? Hasta hace poco, el análisis de datos cambiaba nuestra forma de hacer las cosas. Hoy está cambiando lo que creemos que sabemos sobre esas cosas.

 

El liderazgo en la era digital es movilizar a los colaboradores para transformar el negocio.

 

Y para ello, se requiere reconocer las complejidades de éste, identificar oportunidades y construir un business case para conseguir los recursos necesarios.

 

Estos son los 3 pasos a seguir para las empresas que buscan cómo desarrollar el liderazgo en la era digital, según un interesante paper de Egon Zehnder titulado “El big data no toma decisiones: los líderes sí”.

 

Paso 1: Recopilar data –pero no cualquier data

 

El análisis de data siempre debe comenzar con los problemas del negocio. Todos los negocios, sobre todo ahora, generan cantidades enormes de datos producto de las interacciones humanas dentro de la organización y con los clientes.

 

Tratar de identificar insights a partir de datasets gigantescos es poner la carreta delante de los bueyes. El resultado sería un interminable ejercicio de manipulación de datos sin mayores resultados concretos.

 

Pero si primero identificamos un problema del negocio, como una alta rotación en el área de ventas, por ejemplo, podemos determinar qué datos mirar para descubrir las posibles razones.

 

Esto puede arrojar insights acerca del proceso mismo de recolección:

  • Qué datos es útil y relevante recolectar
  • Qué se necesita para recolectar esos datos
  • Dónde está la big data de Capital Humano: puede suceder que la mitad esté en el CRM de ventas y la otra en las cuentas de redes sociales de los colaboradores, por ejemplo

Paso 2: “Traducir” los datos

 

Un buen líder sabe que no puede hacer todo. Esto es especialmente cierto en el caso de análisis de datos, porque algunos gerentes podrían no comprender el potencial de un set de datos.

 

Asimismo, los ingenieros de datos no siempre entienden lo suficiente del negocio o los problemas de una gerencia en particular para ser informativos.

 

Por esta razón, es una buena idea encontrar personas –dentro y fuera de la organización– que puedan traducir qué quieren decir los datos en el contexto del negocio.

 

Estas personas por lo general son muy analíticas, tienen facilidad para identificar patrones y conectar variables que a primera vista pudieran no tener mucha relación.

 

Según LinkedIn, el análisis de datos es una de las competencias más apetecidas por los reclutadores en los últimos dos años.

 

Paso 3: Contar la historia que cuentan los datos

 

El big data ayuda a tomar decisiones estratégicas, pero son los líderes de la organización quienes deben darles un sentido que movilice a los colaboradores.

 

Y para eso es necesario saber contar una historia con data. Forbes publicó un artículo en 2016 titulado Data storytelling: la habilidad que todos necesitan.

 

Contar historias siempre ha sido un componente integral de la vida humana. Incluso en la era digital, las narrativas siguen siendo igual de atractivas que hace miles de años.

 

Las historias o narrativas ayudan a contextualizar y dar sentido a las cosas que pasan.

Por esta razón, enmarcados dentro de una narrativa y presentación visual atractiva, los datos pueden movilizar e incluso entretener una audiencia.

 

También debemos considerar que algunas plataformas tecnológicas ya están democratizando el acceso y la interpretación de data a través de varias funciones de negocio.  

 

A menos que los líderes de la organización mejoren la comunicación de los insights extraídos a partir de los datos, no habrá acción ni tampoco cambio.

 

Conclusión

 

Por sí solos, los datos tienen valor potencial, pero no habrá valor real a menos que esos insights puedan ser traducidos en acciones y resultados de negocio.

 

El big data y la analítica avanzada son dos tendencias que están impulsando una nueva ola de transformación en Recursos Humanos y los negocios. Esperamos que estos 3 pasos para combinar liderazgo y big data sirvan como punto de partida.

 

Para que las empresas locales comiencen a beneficiarse de este cambio, los CEO y sus equipos gerenciales deben apoyarse en data para ser líderes capaces de provocar cambios organizacionales.

 

 

Ve el webinar El aporte de la tecnología para Gestión de Personas

 

Suscríbete a nuestro blog

Posts relacionados

Revoluciona la gestión de personas en tu compañía