Por la esencia de sus funciones o por la naturaleza del negocio, no todos los colaboradores pueden realizar su trabajo de manera remota, por lo que resulta urgente desarrollar una estrategia de gestión de personas que permita potenciar el talento de estos colaboradores esenciales y demostrar que están al centro de nuestra cultura.

 

De acuerdo al Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC), los denominados colaboradores esenciales, son un universo de personas con distintos cargos que están en la primera línea contra el COVID-19, sin poder dejar su trabajo para mantener la operatividad de ciertos servicios básicos. De acuerdo al Instituto, dentro de esta categoría entran los trabajadores del área de la salud y el cuidado de otras personas, cajeros, reponedores, cocineros, transportistas, cargadores, agricultores, guardias de seguridad, camioneros, conductores de vehículos de carga pesada y mediana, entre otros.


Organizaciones internacionales como
la Celag o la ONU ya hicieron sus recomendaciones a las empresas, tanto públicas como privadas, estas deben enfocar sus recursos para resguardar la seguridad de las personas. Esto aplica de sobremanera para los colaboradores esenciales, que no son solo responsables por mantener el funcionamiento de los servicios básicos, sino también de no romper la cadena de suministros y mantener activa la operatividad ante el eventual regreso a la normalidad.


Entonces, ¿qué deberían estar haciendo los departamentos de Gestión de Personas por la seguridad, integridad física y emocional de estos colaboradores? En esta guía que hemos preparado encontrarás la respuesta. Para descargarla, haz clic aquí:

Click me

Comentarios
0