Este 8 de marzo conmemoramos en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer, una jornada que desde hace décadas busca crear un espacio de justicia y conciencia por la igualdad y los derechos de las mujeres. 

Si bien estos últimos años se ha avanzado desde distintos estamentos; estatales y privados, la brecha en términos de oportunidades y mayor equidad entre hombres y mujeres sigue siendo una deuda para toda nuestra sociedad.

Día a día, las mujeres debemos luchar por abrirnos paso en un mundo dominado por hombres, en el cual encontramos muy poca representación femenina. Por ejemplo, de acuerdo al Índice de Brecha de Género 2020 del Foro Económico Mundial, solo el 14% de los dueños de empresas son mujeres y un 21% de los ministerios en el mundo son liderados por ellas. Además, según este mismo informe, tomará 257 años para que se equipare la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Por eso, es fundamental que las empresas fomenten la equidad de género en los equipos, con cuotas de hombres y mujeres y sin diferencias de sueldos. Según un estudio publicado en Interdisciplinary Sciences Review, la paridad de género ayuda a potenciar los procesos de grupo, los niveles de inteligencia colectiva, aumentar la innovación e incluso llegar a mayores descubrimientos científicos.

Te dejamos a continuación algunos de los principales desafíos que tienen hoy las empresas en Latinoamérica y por qué es urgente avanzar en estos temas:

1.- Fomentar la igualdad de género como valor cultural:

Cuando las empresas crean un ambiente basado en la igualdad y el respeto, esto no solo fortalece la carrera de las mujeres, sino la de todos los colaboradores en una empresa. De acuerdo a un estudio de Accenture, las mujeres tenemos 4 veces más posibilidades de crecer en una compañía que valore la igualdad de género. En este mismo estudio, un 42% de las personas señalaron que ser ellas mismas en el trabajo potencia su crecimiento en las empresas.

 

2.- Considerar una cuota equitativa de género en los equipos

Suena básico, pero es todo un desafío. Mantén el balance entre la cantidad de hombres y mujeres que hay en tu empresa. Recuerda que hay áreas que se ven más afectadas por esta diferencia, como en los cargos de ingenieros o informáticos, donde la representación de la mujer alcanza solo el 15% de acuerdo al Foro Económico Mundial.

3.- Priorizar el balance entre vida personal y trabajo:

Como si la inequidad no fuera suficiente problema para las mujeres, muchas son discriminadas por el hecho de ser madres. No solo se les niegan los puestos de trabajo, sino que hay muchas que tampoco cuentan con las garantías necesarias para poder trabajar de manera óptima. Para realizar un cambio, puedes comenzar por revisar los beneficios para las madres dentro de tu empresa. También puedes ampliar y dar más facilidades como flexibilidad horaria y la oportunidad de trabajar remoto.

4.- Utilizar un programa de mentores:

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad del Oeste de Australia, el uso de un programa de mentores puede mejorar el clima de una organización al aumentar la comunicación entre los colaboradores. Cuando estos programas son ejecutados con una perspectiva de igualdad de género, los colaboradores hombres tienden a escuchar más a sus pares mujeres, mientras que las mujeres son mucho más escuchadas en sus espacios de trabajo.

5.- No se trata de diversidad, se trata de los negocios:

Lo mencionamos anteriormente y debemos mencionarlo de nuevo: De acuerdo al Foro Económico Mundial, tomará 257 años eliminar la brecha salarial entre hombres y mujeres. Aquí el ejemplo va un paso más allá: levantar información acerca de los sueldos y hacerlos iguales según las funciones. ¿Controversial? Puede ser, pero la empresa Buffer lleva trabajando en esta política desde el 2013, donde transparenta los pagos de todos los miembros de la empresa y visibiliza las diferencias salariales entre colaboradores, para que anualmente puedan hacerse los reajustes necesarios y tomar las acciones correspondientes. 

Mejorar las condiciones de trabajo de las mujeres es tarea de todos y todas. Y aunque vaya a tomar tiempo (¡257 años!) es importante comenzar ahora.

 

Y en tu empresa ¿Cómo están reduciendo esta brecha?

 

Infografía mujeres en el mundo laboral 2020

 

Comentarios
0